Matrimonio

EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO: 1601 “La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole, fue elevada por Cristo Nuestro Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados” (CIC, can. 1055,1)El programa de preparación para el matrimonio es para parejas que planean celebrar el Sacramento del Matrimonio. Por favor iniciar este proceso con un mínimo de seis meses antes de la fecha programada para el matrimonio. El primer paso es hacer una cita con Diacono Francisco Anleu al 5950385, ext. 123 o fanleu@olmc.org. En esta cita se podrá solicitar la fecha y el sacerdote para su celebración. Recibirá información sobre la preparación. Después se le pondrá en contacto con nuestro coordinador de bodas que le ayudará a planificar la ceremonia de matrimonio y le dará las directrices de la Iglesia. Nuestros coordinadores de bodas le guiará a través del proceso y estarán presentes en el día de su celebración.

1603 “La íntima comunidad de vida y amor conyugal, fundada por el Creador y provista de leyes propias, se establece sobre la alianza del matrimonio… un vínculo sagrado… no depende del arbitrio humano. El mismo Dios es el autor del matrimonio” (GS 48,1). La vocación al matrimonio se inscribe en la naturaleza misma del hombre y de la mujer, según salieron de la mano del Creador. El matrimonio no es una institución puramente humana a pesar de las numerosas variaciones que ha podido sufrir a lo largo de los siglos en las diferentes culturas, estructuras sociales y actitudes espirituales. Estas diversidades no deben hacer olvidar sus rasgos comunes y permanente. A pesar de que la dignidad de esta institución no se trasluzca siempre con la misma claridad (cf GS 47,2), existe en todas las culturas un cierto sentido de la grandeza de la unión matrimonial. “La salvación de la persona y de la sociedad humana y cristiana está estrechamente ligada a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar” (GS 47,1).​